Monumento al Taxista
Omar

El primer Monumento al Taxista del mundo


La iniciativa de construir una obra donde los trabajadores taxistas puedan verse  representados nació en el seno del  Sindicato de Peones de Taxis de la Capital Federal. Ésta fue instrumentada mediante un proyecto de Ley, impulsado por el Legislador Porteño, Claudio Palmeyro, que proponía que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aceptara la donación realizada por la organización sindical del "Monumento al Taxista", y la autorización para su emplazamiento. Después de casi un año de ser evaluado y discutido en la Comisión de Cultura de la Legislatura Porteña, recibió la aprobación inicial en el recinto el 24 de noviembre del 2011 contando con el apoyo de todos los bloques parlamentarios. Seis meses después  se llevó a cabo la audiencia pública, el paso previo a la segunda votación. En la sesión ordinaria del 23 de agosto del 2012, dicho proyecto fue aprobado por  unanimidad: 55 diputados presentes, 55 votos positivos.
De esta forma, la Ley N° 4260, sancionada mediante el procedimiento de doble lectura, obtuvo aprobación final.
Cabe resaltar que el artista elegido para la creación del monumento fue Fernando Pugliese, un hombre con vasta trayectoria y gran capacidad artística. Tras varias propuestas, se optó por la figura emblemática del Siam Di Tella como eje de la obra, teniendo en cuenta que se trata del vehículo nacional utilizado en su época como automóvil con taxímetro por excelencia.
Ubicado en la Avenida de los Italianos y Macacha Güemes, este monumento se ha convertido en un hito a nivel mundial, por ser el primero en su tipo. Procura con su emplazamiento reconocer a las trabajadoras y trabajadores taxistas que prestan un servicio fundamental para el desarrollo cotidiano de la Ciudad.